Noticias del Agro

Pese a sequía, embalses aseguran riego

Pese a sequía, embalses aseguran riego

24 de septiembre de 2018

Si bien las condiciones varían según las zonas, desde la DGA aseguran que las reservas de agua acumulada en los embalses de riego presentan cifras positivas, por lo que el déficit de precipitaciones en la zona central del país no debería generar problemas esta temporada.

Las lluvias de fiestas patrias le aguaron las celebraciones a muchos, pero al mismo tiempo significaron un respiro, al menos parcial, a muchos agricultores. sin embargo, no lo suficiente para eliminar la preocupación de si habrá agua suficiente para riego en los próximos meses, especialmente considerando que este ha sido un año seco. aún así, Según el último Informe de Hidrología elaborado por la Dirección General de Aguas, a agosto, el agro tendría una relativa seguridad de abastecimiento hídrico para los próximos meses de acuerdo el agua acumulada a nivel de embalses hasta el mes pasado, porque si de lluvias se trata, la condición de déficits no se revertiría. Claro que con diferencias según la zona.

“En cuanto a la temporada de riego, se advierte una situación de holgura desde la Región de Coquimbo al norte. En la Región de Valparaíso la situación se acerca a la normalidad y en el resto del país no se advierten variaciones significativas”, proyecta el informe. Añade que “los embalses mantienen acumulaciones importantes que permiten sostener que sus reservas serán capaces de satisfacer adecuadamente las demandas próximas”.

Déficit de lluvias

María Carolina Vidal, jefa de Meteorología Agrícola Aplicada de la Dirección de Meteorología, comenta que “estamos viviendo otro año seco, que se suma a una seguidilla de años secos. Esto de terminar el año con déficit de precipitaciones se ha dado en toda la última década”.

A la fecha, los déficits de precipitaciones, de acuerdo al informe de la DGA, varían entre un 5% y un 100%, dependiendo de la zona.

Las zonas que se encuentran en una situación más crítica debido a las bajas precipitaciones son la Región de Valparaíso, Región Metropolitana, Región del Libertador Bernardo O’Higgins, Región del Maule y Región del Biobío, donde el déficit varía entre un 40% y un 70%.

El problema se torna aún más complejo, por el déficit de agua acumulada, para la Región del Maule, donde sus dos principales sistemas acumuladores -la laguna del Maule y Colbún- están a un 24% y poco más de 50% de su capacidad, respectivamente. En Biobío, en tanto, la laguna del Laja está a menos del 20%.

Y las posibilidades de lluvia para los próximos meses tampoco son muy alentadoras.

No se revierte la situación

De hecho, el pronóstico de precipitaciones de la Dirección Meteorológica, para el trimestre que considera los meses de agosto, septiembre y octubre, prevé que la zona central continuará con un déficit de precipitaciones, independiente de lo ocurrido en el último fin de semana.

Carlos Gana, ingeniero agrónomo y consultor en agroclima, sostiene que la ausencia de lluvias importantes en los próximos meses no debería alterar de forma significativa las reservas de los embalses, debido a que las lluvias en la zona central no son frecuentes en primavera, verano y otoño.

“Que la temporada venga seca o lluviosa no te cambia el panorama. Aquí ya no llovió, eso es lo importante, y se va a terminar con déficit de todas maneras”, dice.

Añade que si bien es difícil prever cómo se vienen las lluvias en los próximos meses, es clave lo que ocurra con los vientos alisios y al agua subsuperficial del mar, ya que ello determinará cómo sería lo que queda del año.

La última palabra al respecto no se tendrá antes de mediados de octubre, ya que dado que el patrón se define recién en esa fecha, será recién en la segunda quincena de octubre y la primera de noviembre cuando se podrá tener mayor certeza de lo que va a ocurrir.

“Los vientos se están debilitando progresivamente, pero en forma irregular, no de manera sostenida y fuerte. Por otro lado, el agua subsuperficial del mar en el Pacífico ecuatorial ha tenido un cierto calentamiento, pero ha sido también leve. Ambas cosas indican que o se mantiene neutro o vamos a tener un Niño débil dentro de los próximos tres meses”, dice Carlos Gana.

Si bien para la zona central las cosas ya podrían estar jugadas, qué ocurra hacia el sur en cuanto a lluvias -de primavera y verano- sí resultará relevante. Y si bien todavía no está claro el panorama, todo indica que este año va a ser más seco que en uno promedio, dice Gana.

Fuente: Revista del Campo