Noticias del Agro

Las propuestas agro de los candidatos presidenciales

Las propuestas agro de los candidatos presidenciales

09 de noviembre de 2017

La palabra “inconstitucional” se ha escuchado en reiteradas ocasiones y desde diferentes sectores durante el último tiempo al referirse a la Reforma al Código de Aguas. Si para algunos se trata de una modificación necesaria, hay quienes creen que el foco de la transformación no es el adecuado. Es uno de los temas álgidos que hoy se discuten pero no el único que ha generado preocupación en el sector.
 

La escasez hídrica es un problema que ha enfrentado el país en reiteradas ocasiones y del que, gracias al cambio climático, se escuchará cada vez más. Así se hace necesario tomar algunas medidas para mitigar las consecuencias que genera en los productores. Inversiones se transforma en el término clave para, por ejemplo, contar con más embalses.
 

Cómo mejorar la productividad y el acceso al financiamiento son otras temáticas que hoy en día salen a la luz al referirse al sector, además del estatuto del Trabajador Agrícola, el fortalecimiento de algunos organismos públicos y la necesidad de potenciar la conectividad digital.
 

Bajo este escenario y de cara a las elecciones presidenciales que se realizarán el próximo 19 de noviembre es que se hace necesario conocer las propuestas de los candidatos a La Moneda en estos y otros temas relevantes para el sector. De esta manera es como los candidatos ponen en palabras sus posturas, y por eso desde Mundoagro entregamos a los lectores la posibilidad de conocer sus visiones del agro antes de decidir el voto.
 

A continuación les presentamos las temáticas más importantes de Sebastián Piñera, Alejandro Guillier, Carolina Goic, Beatriz Sánchez, José Antonio Kast y Marco Enríquez-Ominami.
 

Si bien Alejandro Navarro y Eduardo Artés fueron contactados, al cierre de esta edición no fue posible contar con sus opiniones.

 

CAROLINA GOIC BOROEVIC

El acceso al financiamiento es uno de los actuales problemas que enfrenta la agricultura nacional, tanto para los pequeños como para los medianos productores, lo que se atribuye a que la oferta de crédito aún no es lo suficientemente competitiva.

Este es uno de los temas en los que trabaja el comando de Carolina Goic, candidata de la DC, y sobre lo que proponen promover un mayor uso de los seguros agropecuarios, una mayor diversificación productiva y negocios agropecuarios con más y mejor información; todos ellos requisitos para que la evaluación que realiza una institución financiera sea más auspiciosa a favor de los productores.

Un tema no resuelto a nivel país en cuanto al financiamiento corresponde al acceso al crédito para los pequeños productores, situación que les impide emprender nuevas actividades más rentables.

Para dar cuenta de esta dificultad es que en este comando proponen crear un fondo de garantía para la pequeña agricultura que respalde operaciones de crédito con instituciones bancarias, complementando los esfuerzos de INDAP. “Este fondo se orientaría fundamentalmente a garantizar crédito de inversiones, ayudando a la competencia en la banca tradicional por este segmento de agricultores. Este fondo puede ser administrado por CORFO, y actuar con criterios de evaluación de riesgo que incorporen los ciclos productivos y comerciales de la pequeña agricultura”, explican.

Mayor oferta exportadora

La oferta agrícola exportadora de Chile se ha enfocado principalmente en la fruticultura, donde destacan especies como cerezas, uva de mesa y arándanos. Pero precisamente para consolidar el posicionamiento de nuestro país en el mundo la propuesta de esta candidatura pasa por ampliar significativamente la diversificación y sofisticación de la oferta exportadora, apostando por ejemplo a enviar genética y servicios tecnológicos, ingredientes funcionales, aditivos naturales y productos alimentarios más sofisticados.

Al mismo tiempo se busca afinar la estrategia de posiciona miento de la marca país y del sector alimentos; además de actualizar permanentemente los estándares de calidad e inocuidad de la producción agroalimentaria, estando consciente de que la garantía en este ámbito la debe dar el país en su conjunto, principalmente a través de su sistema de inocuidad y calidad alimentaria.

En el comando tienen claro que la carta de presentación de Chile debe ser un Sistema Nacional de Inocuidad y Calidad Alimentaria integrado, confiable e inclusivo. Si bien se ha avanzado en el desarrollo de dicho sistema, aseguran que en los próximos cuatro años lo consolidarán. “Aprobaremos el Proyecto de Ley de ACHIPIA; institucionalizaremos un proceso de análisis de riesgo, único y compartido por todos los organismos normativos y fiscalizadores; pondremos en marcha un sistema nacional de trazabilidad alimentario; implementaremos un Programa de Estándares y Atributos para la Agricultura Familiar Campesina; y llevaremos a cabo una estrategia de desarrollo de la cultura de la inocuidad alimentaria”.

Para los trabajadores

Un conjunto de acciones son las que a juicio de los encargados de este programa se deben llevar a cabo para enfrentar la escasez de la mano de obra. Entre ellas destacan las que apuntan a crear una mayor fidelización de los trabajadores con las empresas del sector, lo que pasa por mejorar las relaciones contractuales (tipos de contratos), aumentar los salarios y establecer premios por rendimiento.

Añaden que una alternativa en esta área es la mano de obra extranjera, que desde hace años se ha transformado en una opción en ciertos territorios. “El reciente envío al Congreso de un proyecto de ley de migraciones que aumenta el límite de las empresas para contratar trabajadores extranjeros pasando de un 15% a un 25% es una disposición que ayudará a dar cuenta en parte importante a tal escasez”.

Durante su participación en Enagro se refirió al estatuto de temporero. “El estatuto de temporero es un proyecto en el que no hay justificaciones para que no avancemos, por la lógica de cómo nosotros canalizamos el diálogo social, el acuerdo entre empleador y trabajadores pensando en un sector que tiene una dinámica distinta. Y ambos objetivos son compatibles.

Ahí hay un estatuto que tenemos que sacar adelante y tiene que ser tal cual como se ha trabajado en las etapas previas, con todos sentados a la mesa”.

JOSÉ ANTONIO KAST RIST

Cuando asume un nuevo Gobierno, cada sector tiene en mente algunas medidas prioritarias para implementar durante los primeros meses. Así ha pasado también con el rubro agrícola. Por ello es que un análisis que se hace a un mes de las elecciones presidenciales es precisamente dónde debiera poner énfasis el Ministerio de Agricultura durante el primer tiempo de gobierno.

Eliminar la incertidumbre respecto del proyecto de Reforma al Código de Aguas, implantar el Estado de Derecho en la Novena Región y eliminar todos los impedimentos que tienen los pueblos originarios de transar sus tierras son las medidas que proponen en este sentido desde el comando de José Antonio Kast.

Otro cuestionamiento que surge en el sector es cómo entregar una mayor participación al pequeño y mediano agricultor, ámbito en el que creen que se deben explorar sistemas de asociatividad que les permita capacitarse y generar volúmenes de producción que sean de interés en los mercados formales, como por ejemplo las asociaciones de productores o cooperativas. Sin embargo, respecto de este último sistema advierten que cuenta con la dinámica de “una persona, un voto”; por lo que no existe relación entre la participación económica de cada miembro y su capacidad de decisión. “Esto hace que los productores de mayores volúmenes se inhiben de participar en este tipo de organización”, aseguran.

Además de proponer la construcción de embalses para aprovechar el agua proveniente de la Cordillera, durante Enagro Kast fue muy duro respecto del proyecto del Código de Aguas: “Aquí dejémonos de eufemismo, lo que quieren hacer es expropiar las aguas. Aquí nada de que vamos a respetar los derechos, estoy preocupado por las eléctricas que usan mal el agua. Si las eléctricas están usando mal el agua, veamos el tema de las eléctricas, pero qué tiene que ver el campesino pequeño de Melipilla con la eléctrica. Nada”. Por eso afirmó que, en caso de salir electo, vetaría la ley.

SEBASTIÁN PIÑERA ECHEÑIQUE

La creación de más y mejores empleos para el campo, facilitar el acceso al financiamiento, establecer un estatuto al trabajador agrícola, promover alianzas público-privadas y modernizar algunos servicios eran parte de las propuestas para el sector agrícola que se escuchaban en la candidatura de Sebastián Piñera para el periodo que comenzaba el año 2010. Un tema que en ese entonces quedó pendiente y que hoy, de cara a las elecciones de noviembre toma protagonismo, es la promoción de la asociatividad de los pequeños agricultores.

Cómo incorporar a la agricultura familiar campesina al mundo de las exportaciones es la pregunta que plantean en el equipo programático del rubro, encabezado por el ex ministro de Agricultura, Luis Mayol, y el presidente de Fruséptima Antonio Walker. En medio de estos planteamientos, según destacan, una palabra es clave, la asociatividad.

“Hay mucha consciencia de que el 90% de los agricultores de Chile tienen menos de 12 hectáreas de riego básico. Para que ellos puedan competir es fundamental la asociatividad, entonces es una fuente de promoción asociarnos en torno por ejemplo a vehículos como los GTT”, profundiza Walker, quien agrega que no se trata de que estos grupos sólo sirvan para transferir conocimiento, sino que se busca organizarlos para comprar los insumos y vender sus productos.

Asociarse o morir. Esa es la consigna que maneja el comando respecto a los pequeños agricultores, por lo que un eje central, en el primer tiempo del gobierno sería la promoción de la asociatividad, aunque aún se encuentran en estudio los vehículos para llevarlo a cabo. Para lograrlo, advierten, también es clave mejorar el financiamiento y el nivel de asesoría que entrega INDAP, para así ayudar al productor más chico a ser un mejor empresario.

Medidas prioritarias

Junto a la asociatividad de los pequeños agricultores existe una serie de temas a los que el Ministerio de Agricultura daría énfasis durante el primer tiempo de Gobierno. En esta enumeración destaca el buen funcionamiento de servicios como el SAG. “En la medida que se han ido abriendo las fronteras han ido entrando nuevas plagas, entonces vemos que el SAG no puede tener el mismo presupuesto. Nos tenemos que acomodar a las nuevas exigencias de estas plagas cuarentenarias”, señala Walker.

Acortar la brecha entre el mundo rural y el urbano es otro tema que, según consignan, deben abarcar desde un principio, junto con la apertura de nuevos mercados y la certeza de los derechos jurídicos de agua, interrogante que buscan despejar.

A todos estos temas se suma finalmente la reconversión de variedades y de huertos que permita pasar de una agricultura tradicional a una moderna. Dada la obsolescencia que existe en los huertos es que en el programa se habla de destinar un presupuesto para la reconversión agrícola, especialmente varietal, una forma también de promover la productividad.

En este ámbito destacan también la capacitación y la introducción de tecnología y mecanización. “Hay una consciencia de que tenemos que capacitar más, estamos destinando muy pocos recursos al capital humano. Hay mucha consciencia de que la máquina productiva tiene un grado de obsolescencia, se nos está poniendo vieja y tenemos que renovarla, para lo cual también se propone una batería de instrumentos financieros como créditos tipo hipotecarios, factoring, seguros agrícolas. Además se está proponiendo una línea para recambio de variedades frutícolas. El tema de las garantías recíprocas, el tema de las garantías Corfo y toda esa batería de instrumentos financieros va mucho en función de la modernización y productividad de la agricultura”, destaca el también gerente general de Agropecuaria Wapri.

Hoy en día la investigación de los organismos públicos se enfoca principalmente en temas científicos. Pero precisamente con el objetivo de que puedan ayudar a los agricultores a resolver sus problemas reales de productividad, es que este comando analiza cómo hacer que los organismos de investigación que requieren financiamiento del Estado tengan como objetivo fundamental resolver los problemas de la industria productiva, fundamentalmente el INIA.

Por un buen aprovechamiento del agua

Existe potencial. Ahora la pregunta pasa por ver qué políticas públicas se quieren implementar para lograr esa meta. Este es el análisis que realizan respecto al lema de “Chile Potencia Agroalimentaria” y para lograr serlo un aspecto clave corresponde a la infraestructura de riego. Y es que sólo un 28% de la superficie regada en Chile cuenta con riego tecnificado.

En este sentido, dicha candidatura busca incrementar el presupuesto de la Comisión Nacional de Riego, además de promover las nocheras, es decir, embalses que acumulan agua en la noche y que se utiliza al día siguiente para regar. La buena noticia es que hay agua, pero la mala es que se administra muy mal. Ese es el otro diagnóstico que realizan respecto de este recurso, por lo que consideran clave que el Código de Aguas esté relacionado con el buen aprovechamiento del agua y se enfoque en no perder el 80% que hoy en día se va al mar. Aquí cobra vital relevancia una serie de factores como el mejoramiento de acuíferos, nuevos embalses y el revestimiento de canales.

Pero sin lugar a dudas el gran tema que ha tenido en vilo a los agricultores en relación al asunto hídrico es el Código de Aguas. Durante su participación en Enagro, Piñera fue enfático en afirmar que la propuesta sólo genera incertidumbre. “Por eso yo aseguro que en nuestro gobierno se va a proteger y asegurar los derechos de agua para que nuestros agricultores puedan sembrar y cosechar mirando con tranquilidad el futuro y no con esta espada permanentemente sobre sus cabezas”.

Con el cambio climático como una realidad, el candidato por Chile Vamos señaló: “La certeza jurídica del agua es una prioridad fundamental y repito lo que les acabo de decir: no vamos a seguir con una ley que solamente introduce incertidumbre y pone en riesgo un recurso vital como es el agua para nuestros agricultores; sino que vamos a seguir el camino inverso, fortalecer y asegurar esa certeza jurídica para nuestro mundo agrícola y muy especialmente para los pequeños y medianos agricultores”.

ALEJANDRO GUILLIER ÁLVAREZ

La tecnología digital, la nanotecnología y la agricultura de precisión corresponden a dimensiones del desarrollo científico técnico que resultan imprescindibles hoy en día, más aún si se consideran los factores climáticos o catástrofes naturales que colocan a la producción en condición de vulnerabilidad. Bajo este contexto el correcto manejo de los recursos hídricos es uno de los factores que cobran vital relevancia para hacer más resiliente al productor.

Este es uno de los diagnósticos que hacen desde el comando de Alejandro Guillier, donde cuentan con diversas propuestas en materia hídrica. “Avanzaremos decididamente en la incorporación de soluciones innovadoras para la obtención de agua con métodos que no son los más comunes y tradicionales, como los manantiales del aire o generadores de agua atmosférica, uso de agua de mar o aguas salinas para regadío, hidrogeles y métodos electromagnéticos”, especifican.

Para enfrentar de mejor manera la escasez hídrica una de las soluciones pasa por fortalecer la inversión pública en obras de acumulación de agua, área en la que es prioritario duplicar o triplicar lo realizado en los últimos años, con el foco en los tranques de acumulación nocturna, predial y colectiva, además de la construcción de medianos y pequeños embalses, punto en el que esta candidatura mantiene una política de continuidad.

El actual Gobierno inició un plan que comprende la construcción de nueve grandes embalses, una política de largo plazo ya que no se alcanzará a inaugurar ninguno en el mandato, quedando en distinto grado de avance para la próxima administración. Se trata de las obras de Chironta en Arica y Parinacota; Las Palmas en la Provincia de Petorca; Punilla, Provincia de Ñuble y Valle Hermoso en la Provincia de Limarí; a los que se suman Livilcar en la Región de Los Ríos, la Ampliación de Los Aromos (Aconcagua), Los Ángeles (La Ligua), Catemu (Aconcagua) y Pocuro (Aconcagua) en la Región de Valparaíso. Según indican desde el comando, éstos “se encuentran en etapas de diseño con la expectativa que al término del actual Gobierno obtengan un grado de estudios, definiciones y finalmente de avance que permita su concreción en nuestro próximo gobierno”.

Consolidación en los mercados

Chile se ha transformado en un importante proveedor de alimentos, particularmente de los países del hemisferio norte, escenario ante el que toman vital relevancia las medidas para posicionar a nuestro país aún más en este segmento. Hoy en día existe un acceso preferencial importante para cerca del 93% de las exportaciones locales, accediendo a países que representan el 84% de la producción mundial. En este sentido, consignan, lo más sensato es concentrarse en administrar los convenios suscritos con todos estos mercados, los que se ven expuestos a diversos tipos de barreras que exigen a los servicios de comercio exterior y exportadores mantenerse permanentemente en alerta.

En pos de la mano de obra

Para lograr un buen posicionamiento de Chile en los mercados externos, un factor esencial es contar con políticas públicas que permitan el desarrollo de la mano de obra. En este sentido destaca el Estatuto del Trabajador Agrícola, un tema que lleva años en discusión y respecto del que no se ha logrado llegar a un acuerdo. Así, desde el comando de Alejandro Guillier aseguran que si no se llega a un consenso bajo este gobierno, “será en el nuestro y tendremos una ley adecuada al problema que se enfrenta”.

En las bases programáticas se menciona persistir en una efectiva reforma laboral que dote de mayores capacidades de negociación a los asalariados del campo. Otro cuestionamiento que surge en torno a los trabajadores es la formación y la pregunta que se hacen en este comando es para qué capacitar técnicamente, análisis en el que la propuesta de modificar el estilo de desarrollo es fundamental.

“Aspiramos a un tipo de desarrollo que utilice de mejor manera las capacidades de nuestra fuerza de trabajo, nos interesa integrar a toda la población. Eso hace que aborde desde la escuela básica hasta los institutos de investigación e innovación tecnológicos. En ese gran sistema debe integrarse la capacitación técnica, para aportar con productividad al desafío del crecimiento de la producción y de los ingresos en las distintas actividades silvoagropecuarias. En lo institucional fortaleciendo el SENCE y Chile Valora para promover más y mejor capacitación con mayor cooperación entre trabajadores, empresarios y el sistema educativo. Es necesario generar capacitación que produzca aumentos tangibles y sustanciales de las capacidades y habilidades laborales”.

BEATRIZ SÁNCHEZ MUÑOZ

La inocuidad y trazabilidad de los alimentos se ha transformado en un factor cada vez más importante en términos de exportaciones, lo que cobra aún más relevancia al considerar el posicionamiento que ha ganado Chile como proveedor de alimentos. Se trata de un tema donde destaca el trabajo que ha realizado Achipia, una de las entidades que según el comando de Beatriz Sánchez, requiere de fortalecimiento. Y es que corresponde a una institución nueva que ha demostrado ser de alta importancia, pero que necesita de un respaldo legal y normativo para posicionarse de manera más estable, dejando de depender de las circunstancias del gobierno de turno.

A su juicio la agencia ha realizado un importante rol de coordinación y catalización de proyectos tendientes a la mejora de estándares de inocuidad y calidad de los alimentos, tanto de grandes como de pequeños y medianos productores y “se debe dar continuidad a su función, en primer lugar dando solidez a la institucionalidad de la agencia mediante aportes permanentes, así como potenciando su capacidad coordinadora de procesos en los que la prevención sea el pilar central de la inocuidad”.

Esta entidad se suma a otras dos que a juicio de esta candidatura requieren de fortalecimiento: el INIA y el SAG. Y es que según indican, la primera de ellas se encuentra en un momento de menor actividad en relación a su potencial. Así es que aseguran que se debe reposicionar como una entidad de referencia en investigación agropecuaria y desarrollo de innovaciones productivas que tiendan a la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios en el tiempo.

En tanto, en el Servicio Agrícola y Ganadero se debe volcar su función y misión hacia la producción con destino nacional para potenciar la sanidad pecuaria y vegetal en los sistemas productivos que entregan alimentos que se consumen en el país; así como la seguridad respecto a las importaciones, mejorando los rendimientos y eficiencias de los sistemas productivos.

Asimismo, agregan, se debe potenciar su misión en el aseguramiento de menores impactos en relación a la emergencia de enfermedades de origen animal e impactos ambientales de los sistemas productivos. “Una alianza interesante a realizar sería entre el SAG y Sernapesca, con miras a compartir expertise, capacidades y equipamiento, ya que cada uno en su ámbito realiza funciones muy similares”, concluyen.

Una mirada distinta

En el sector y respecto de la sequía se ha mencionado la construcción de una carretera hídrica, que implica movilizar agua disponible entre distintas regiones. Si bien diferentes actores han manifestado que se trata de una opción que requiere una serie de evaluaciones, como su factibilidad técnica, la postura del comando de Beatriz Sánchez en cuanto al apoyo a este tipo de construcción es clara: “Por ningún motivo. Es la solución más costosa y aparatosa que podemos imaginar para resolver un problema que es nacional, pero se expresa territorialmente. Este país lleva años apostando a las inversiones en mega infraestructura con resultados más que discutibles en términos de beneficios directos para las personas y sus familias. No queremos medidas en que el costo de la solución sea más alto que el problema que se busca resolver. Creemos que tenemos la capacidad y los saberes necesarios para diseñar tecnología más pertinente y eficiente a nivel territorial, sin la necesidad de extraer recursos de una zona para llevarlos a otra”.

Otro tema en el que existen diferentes opiniones es respecto a la Ley de Propiedad Intelectual. Según consignan desde este comando, la protección de la propiedad intelectual en el mejoramiento de variedades vegetales aporta muy poco a la generación de variedades de interés para el consumo nacional, centrando el desarrollo del área en características y atributos específicos de los productos y plantas (resistencia a plagas, mantención de aspecto y cualidades organolépticas de productos, atributos específicos de mercados de destino) y no en el desarrollo de estrategias agro-ecosistémicas para enfrentar los problemas (manejo integrado de plagas, diversidad biológica, restauración de suelos, etc.).

“Más que proteger y privatizar la propiedad de variedades con ciertos atributos, es importante difundir variedades adaptadas a las condiciones agroclimáticas del país durante siglos y poner la atención en el manejo de las cuencas y valles como un sistema integrado en el que los ciclos de nutrientes y agentes biológicos juegan roles fundamentales”, profundizan.

MARCO ENRÍQUEZ – OMINAMI GUMUCIO

Para muchos uno de los mayores problemas que enfrenta el sector agrícola es la escasez hídrica. Pero desde el comando de Marco Enríquez-Ominami la postura es diferente: “Chile en su conjunto no tiene déficit hídrico, pero sí una enorme desigualdad en el acceso, según las regiones. Lo anterior se ve reforzado toda vez que la actividad minera, gran consumidora de agua, se encuentra en las zonas de mayor desertificación. Por tanto, es clave fomentar no sólo un cambio en la matriz productiva, sino también incorporar un royalty a la minería para compensar a las regiones afectadas”.

En esta candidatura creen que el énfasis del Ministerio de Agricultura el primer tiempo de gobierno debiera estar en mejorar la calidad de los alimentos producidos en Chile, desde la trazabilidad hasta cumplir con los estándares internacionales, potenciando la agricultura orgánica. Respecto de la postura frente a la Ley de Propiedad Intelectual, señalan que las semillas debiesen ser del Estado, quien las puede licitar a privados por unos años.

Fuente: mundoagro.cl